Mburucuya
Radio Mburucuyá, la radio con nombre de leyenda.
Radio Mburucuyá, la radio con nombre de leyenda.

Como llegaron muchos a Pedro Juan Caballero, buscando nuevos horizontes y un futuro más prometedor para él mismo y para su familia, llegó en el año 1975, un joven descendiente de una familia de gente de radio, acostumbrada a la comunicación social y por ende conocedora de las inquietudes del pueblo. Llegó así el propietario de la que enseguida nomás sería la que hoy conocemos como Radio Mburucuyá. 

Santiago Máximo Leguizamón Zaván, licenciado en Medios Modernos de Comunicación, egresado de la Universidad Católica de Asunción y Máster en Periodismo y Medios Modernos de Comunicación, egresado de la Universidad de Kansas City, Estados Unidos de América, traía en sus alforjas un tendal de sueños y esperanzas, cifrados en una licencia de radio a nombre de su señora madre. Doña Rosa Zaván Vda. de Leguizamón, y haciendo uso de ella, montó en la casa de la esquina Mcal. López y Alberdi, un transmisor a lámpara de 1 kw de potencia, un estudio y una antena bi polar sostenida por dos vigas de madera. Cumplido esos requisitos, comenzaba a salir al éter, en la frecuencia de 980 Khz la señal de una nueva radioemisora que se daba a conocer como ZP 31, Radio Mburucuyá, y al hacer mención al nombre decía, "nuestra primera Navidad con usted".

Finalizada la fase experimental, un 15 de diciembre de 1975, se fundaba oficialmente ZP 31 Radio Mburucuyá, que al tiempo nomás sería conocida como la radioemisora con nombre de leyenda, la radio de "La Flor", y mucho más adelante, como "La voz de los sin voces". Por sus estudios fueron pasando con los años un sin fin de grandes locutores que siguieron con la labor iniciada por el primer locutor de Radio Mburucuyá, Juan Manuel "Papote" Fretes. Con un estilo y un concepto diferente de hacer radio, la novel radioemisora se ganó en poco tiempo el cariño, el aprecio y la admiración de la audiencia, pues a diferencia de lo que sucedía antes de la llegada de Radio Mburucuyá a Pedro Juan Caballero, la población nunca antes había tenido la oportunidad de acceder con tanta facilidad a un estudio de radio para manifestar sus inquietudes, y que estas sean propagadas.

Ese detalle, el de abrir siempre las puertas al público para que manifieste sus inquietudes, sumado a una sugerencia hecha por Carlos María Centurión respecto al probable nombre de un programa, hizo que Santiago Leguizamón fundara el programa que hasta hoy día es el buque insignia de Radio Mburucuyá, por supuesto que nos referimos a "Puerta Abierta", hoy bajo la conducción de Eder Rivas.

En el año 1978, luego de 3 años de iniciada su labor radial, Radio Mburucuyá muda sus estudios a su local propio de la entonces Fracción San Jorge, hoy barrio María Victoria, desde donde comienza a emitir sus señales apoyada con una antena instalada en una torre de metal de 40 metros que hasta hoy se conserva en el patio de la radioemisora. No está demás decir que a partir de ese momento llegar hasta los estudios de la Radio significaba más o menos un viaje, ya que se encontraba para la época bastante retirada y no tenía más vecinos que los matorrales y las ranas y sapos que lo habitaban, pero era sin lugar a dudas un lugar paradisiaco, y de eso pueden dar fé quienes lo conocieron es su forma más natural.

Desde sus comienzos Radio Mburucuyá asumió un rol protector hacia la comunidad, convirtiéndose en la caja de resonancia de las inquietudes ciudadanas, especialmente de los menos favorecidos, por lo que con el paso de los años pasó a ser conocida como "La voz de los sin voces", llegando a un punto tal, en que su Director y conductor del programa "Puerta Abierta", Santiago Leguizamón, asumió una posición crítica hacia los hechos delictivos que en ese entonces se cometían, y de hecho, hasta hoy se siguen cometiendo, lo que finalmente le costó la vida física, un 26 de abril de 1991, pues la muerte ética jamás se produjo, y Santiago continúa vivo en el recuerdo de quienes lo conocieron y compartieron con él sus ideales.

Con la desaparición física de Santiago y el paso del tiempo, Radio Mburucuyá pasó a formar parte del Holding de Radio, cuya estación cabecera es ZP 14 Radio Ñandutí de Asunción, aunque no por eso se puede decir que perdió su identidad de radioemisora auténticamente pedrojuanina, ya que el 100% de su programación es netamente regional, salvo las conexiones con la capital del país que datan desde la época de Santiago Leguizamón y quehasta hoy siguen vigentes.

En la actualidad Radio Mburucuyá conserva en gran medida su vieja estructura edilicia, con algunas reformas, pero siempre con ese aire característico de aquel lejano 1978, que en cada rincón nos hace sentir la presencia de su fundador, cuyo retrato se encuentra en la entrada misma, como diciendo al que llega "no me fui, aún sigo estando aquí". En materia de tecnología, ZP 31 Radio Mburucuyá se encuentra a la altura de las grandes radioemisoras de todo el país y el mundo, contando para el efecto con una antena instalada en una torre de 70 metros en la Fracción Parques del Sur, donde también está instalado un transmisor de última generación. La señal de Radio Mburucuyá es además recepcionada en todo el mundo a través de su página web WWW.MBURUCUYA.COM.PY, y cuenta con un sofisticado sistema de enlace vía satélite con la estación cabecera del Holding de Radio.

Es mucho lo que hay para contar de ZP 31 Radio Mburucuyá, una radio que nació del sueño y la esperanza de un joven entusiasta que ya no está físicamente entre nosotros, pero cuyo recuerdo y enseñanzas perduran en la mente de cada uno de los que hoy levantamos la copa para decir una y mil veces, felicidades ZP 31 Radio Mburucuyá, "La voz de los sin voces".

ESCUCHAR EN VIVO